Donde todo comenzó

Luis Marcano González, Presidente FUSAGRI, marcanogonzalez@fusagri.com

Estación Experimental de Cagua

Ahora cuando el país mira hacia el campo y su agricultura, conviene recordar a aquellos actores que contribuyeron con su esfuerzo a sentar las bases del desarrollo agrícola venezolano, o más propiamente, a las instituciones que dieron origen a “la gran revolución agrícola y agroindustrial que ocurrió en Venezuela durante la última mitad del siglo XX, cuando pasamos de ser uno de los países más pobres del planeta en términos de agricultura y alimentación, a tener una producción agrícola diversificada acompañada de modernas agroindustrias capaces de satisfacer las crecientes demandas de la población asentadas en las ciudades” (Crónicas Agrícolas,1998-2000 / C. Machado-Allison ).

Fueron esos tiempos cuando, en los valles centrales de Aragua y Carabobo, se concentraba el 70% de las tierras regadas del país, y de donde provenía más del 50% de la comida de los venezolanos. Es esa la razón, y no otra, de que allí se instalaran las Facultades de Agronomía y Veterinaria de la UCV, el Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias (CENIAP), las desaparecidas Escuela Práctica de Agricultura y la Escuela de Demostradoras del Hogar, y el Servicio Shell para el Agricultor.

En 1952, la Compañía Shell de Venezuela, funda el Servicio Shell para el Agricultor como apoyo al sector agrícola del país, estableciendo en la hacienda Paraima en Cagua, (Municipio Sucre, Estado Aragua), la sede de su Estación Experimental en 47 hectáreas de terrenos propios. Allí se evaluaron y se adaptaron la casi totalidad de las tecnologías para la producción bajo riego de hortalizas. También se diseñaron, dirigieron y realizaron, tanto programas de extensión como de capacitación a través de cursos, días de campo, prensa, publicaciones, etc., que permitieron difundir los resultados exitosos al resto del país.

Próximos a la nacionalización de la Industria Petrolera y luego de una intensa actividad de promoción y negociación, y bajo el liderazgo del Dr. Luis Marcano Coello, se crea en noviembre de 1972 la Fundación Servicio para el Agricultor (FUSAGRI), con los aportes de 45 organizaciones, incluida Shell, con la misión de “contribuir al desarrollo de la agricultura venezolana mediante la capacitación de personal y el estudio y la divulgación de técnicas más eficientes, considerando aspectos limitantes desde el punto de vista ambiental, social y económico, a través de una metodología que permite la estrecha vinculación entre agrotécnicos, productores y el resto de la comunidad rural” , dando continuidad a lo iniciado 20 años antes.

En 1996, FUSAGRI mantenía operaciones en 9 entidades federales del país, asentadas en 19 núcleos, donde se desarrollaban 18 proyectos con el respaldo de 30 diferentes patrocinantes.

En resumen, podemos destacar como logros importantes de la actividad de FUSAGRI: la introducción y adaptación del “tomate perita” , la erradicación de la “tristeza de los cítricos”, (enfermedad que causó la muerte de más de 4 millones de árboles en los años 70´s), tecnología para el desarrollo de la Viticultura zuliana, el mejoramiento de la productividad del cultivo del tomate, pimentón, cebolla y zanahoria, y recientemente también de arroz con el lanzamiento de la variedad ZETA 15; la formación de más de 100 profesionales del agro a nivel de Maestría y Doctorado en más de 50 de las mejores universidades del mundo y, otros resultados en áreas socio ambientalmente importantes como el Manejo de Cuencas Altas, Pesca Artesanal, Educación y Desarrollo Rural, etc.

FUSAGRI fue también creadora de importantes instituciones de apoyo al sector agropecuario y desarrollo rural: FUNDARBOL, la Fundación Colegio Experimental de Agricultura del Mundo Unido Simón Bolívar (FUNDACEA) y Agroservicios MIDA CALABOZO S.A.

Desarrollo Sostenible de la Agricultura y del Medio Rural Venezolano